5 claves sobre la compra de ‘Financial Times’ por el grupo japonés Nikkei

La inesperada adquisición del histórico y prestigioso periódico económico británico Financial Times por parte del grupo japonés de medios Nikkei (que elabora también el principal índice de la bolsa nipona) por 844 millones de libras (unos 1.200 millones de euros), muy por encima de los 600 millones de libras en que estimaban los analistas un precio razonable, puede explicarse de acuerdo a las siguientes cinco claves:

1. El valor de la marca. No cabe duda de que los japoneses han pagado un precio muy alto teniendo en cuenta que sólo compran el periódico y algunas revistas como The Banker (no la sede de Londres ni la jugosa participación del 50% en The Economist). Pero ese coste se debe sobre todo al valor de la marca FT, como es conocido el diario entre sus lectores, que aportará un enorme prestigio al grupo Nikkei, lo que confirma que las marcas son el principal activo que mantienen aún casi intacto los medios de comunicación a pesar de la grave crisis de los últimos años. Mantenerlas, cuidarlas y aumentar su prestigio si es posible será el principal reto de futuro para la prensa, ya que representan las bases más sólidas para garantizar su supervivencia.

2. Conservar las esencias. Según informa el propio FT en su edición de hoy, el grupo Pearson, su propietario hasta ayer, había estado negociando desde hace un año con el grupo alemán Axel Springer (dueño del sensacionalista Bild) sin llegar a un acuerdo. Es posible que uno de los obstáculos que imposibilitase la operación fuese el empeño de quienes han conservado la propiedad durante casi sesenta años del diario fundado en 1888 por que se mantuviese intacta su tradicional línea editorial (la defensa del libre mercado). En manos de Nikkei parece más probable que se mantengan las esencias del periódico por antonomasia del mundo financiero internacional. Así lo expresó el presidente ejecutivo del grupo japonés, Tsuneo Kita: “Compartimos los mismos valores periodísticos”.

3. Modelo digital. Existe un consenso entre todos los expertos en que si hay un modelo digital que funciona, ése es el de Financial Times. El diario financiero ha venido cobrando por sus contenidos online desde el año 2002, a diferencia de los cambios de criterio de la mayoría de sus rivales, que primero lo instalaron, luego volvieron al gratis total y ahora emprenden el camino de regreso a los llamados “muros de pago” (cobrar a partir de un determinado número de artículos consumidos al mes). Esa constancia ha permitido a FT aumentar su base de suscriptores online hasta los 500.000 usuarios en la actualidad (la mayoría de fuera de Reino Unido), compensando en buena medida la pérdida de lectores sufrida en su edición impresa (de 540.000 en 2006 a menos de 200.000, según Pablo Pardo), aunque Pearson no ofrece datos sobre los ingresos por el pago de contenidos online. En cualquier caso, parece lógico que si un grupo de medios económicos como Nikkei (que en Japón edita el Nikkei Keizai Shimbun, que vende 2,7 millones de ejemplares diarios  y sumando los abonados digitales alcanzaría la cifra de 3,12 millones de suscriptores) está pensando en potenciar su propia estrategia de monetización digital, siga los pasos del periódico británico.

4. La expansión asiática. Después de la crisis financiera de 2008, las empresas asiáticas (con mayor intensidad, las chinas) comenzaron a comprar a sus rivales europeos y estadounidenses. Una tendencia que ha adquirido mayor velocidad en los dos últimos años y que afecta a casi todos los sectores económicos. También a la prensa. De hecho, el grupo Nikkei, hegemónico en Japón, ya inició hace dos años su expansión internacional en China y el año pasado compró la peculiar revista británica Monocle por 10 millones de dólares. Estos movimientos y la debilidad del euro, que abarata las compras por parte de grupos no europeos, permiten aventurar que en los próximos meses habrá más compras de medios. Veremos si también en España.

5. Concentración del sector. El denominador común a las últimas compraventas en la industria de la prensa (excepción hecha de la compra del Washington Post por Jeff Bezon, dueño de Amazon) es que las han protagonizado otros grupos de medios de comunicación. Así sucedió entre otros con The Wall Street Journal, que paso a manos de News Corporation y Rupert Murdoch; Newsweek, adquirida por IBT Media; o Business Week, adquirida por Bloomberg. Algo que también ha sucedido en la venta de Financial Times, que pasa de pertenecer a una compañía centrada en la educación a un grupo netamente periodístico. En palabras de John Fallon, presidente ejecutivo de Pearson: “Hemos llegado a la conclusión de que la mejor manera de asegurar la continuación del éxito periodístico y comercial de FT es que forme parte de una organización global y digital de noticias que esté centrada al 100% en este negocio”.

Continue reading “5 claves sobre la compra de ‘Financial Times’ por el grupo japonés Nikkei”

Ben Bradlee (1921-2014): recopilación de enlaces

IMG_0803.JPG
La redacción de ‘The Washington Post’ despide entre aplausos (*) a Ben Bradlee el 31 de julio de 1991 tras su último día como director del periódico.

Obituario en The New Yorker: “el más carismático y consecuente director de periódico de EEUU en la posguerra”.

El exjefe de redacción de The Washington Post: “su encanto y don de liderazgo le sirvieron para contratar e inspirar a un equipo con talento”.

Mary Jordan recordando su clásico dicho “el mejor maldito trabajo del mundo” al hablar de periodismo.

El editor de The Guardian, Alan Rusbridger: “aguante, valentía y brillantez, el gran Ben Bradlee lo tenía todo”.

Luis Martínez y Luis Alemany en El Mundo: “era el hombre consciente que rompe la primera crónica porque es débil, el que luego da un paso adelante, recula, duda, toma las decisiones, se asusta y decide asumir su miedo, da la cara y se juega el puesto”.

Marc Bassets en El País: “convirtió un diario local en un referente mundial, electrizaba a la redacción con su mera presencia”.

Su mujer Sally Quinn hablando del Alzheimer que padecía Bradlee.

Recopilatorio de reacciones en redes sociales en EEUU.

La última entrevista que concedió a El País.

_____________________________

(*) Es emocionante la anécdota que relata Robert G. Kaiser sobre el día de la despedida de Bradlee como director: “El personal le bañó con un torrente de emoción en su último día en la redacción, el 31 de julio de 1991. La mayoría de los hombres y mujeres del equipo habían comprado, conseguido prestada o simulado llevar una camisa a rayas con puño y cuellos blancos, imitando los que fabricaba Turnbull & Asser en Londres que Mr. Bradlee había estado usando durante años. Pero homenaje tras homenaje, Mr. Bradlee mantuvo los ojos secos. Pero entonces oyó el telegrama de Nora Boustany, que había cubierto la guerra del Líbano para el Post y había vuelto de visita a Beirut en el momento de la fiesta de jubilación, que fue leído en voz alta: “Cada vez que me encontré solo en las calles de Beirut, simplemente me encogía de hombros ignorando los bombardeos, los hombres armados y los rincones oscuros, diciéndome a mí mismo que existe esa distinguida eminencia allí arriba que realmente aprecia y entiende el verdadero significado de la valentía en el periodismo… Para mí siempre serás el gran y valiente hombre de las noticias que veía encima de mí y que hacía que me dieran ganas de ofrecerle algo más. Gracias por darnos a todos algo tan especial en lo que creer“. 

_____________________________

Edito (28/10) para añadir esta interesante entrevista a Pedro J. Ramírez en Es Radio sobre la figura de Ben Bradlee.

_____________________________

Edito (10/11) para incluir el artículo que publicaron unos días después de su muerte los periodistas responsables de la investigación del Watergate, Bob Woodward y Carl Bernstein, en The Washington Post recordando al que fuera su director durante tantos años y que en España tradujo El País. De Bradlee dicen: “Para Ben, lo importante eran los hechos. ¿Qué datos había? ¿Estaban comprobados? ¿Quién tenía otra versión?”

Las portadas del 11-M, diez años después

Hoy se cumple el décimo aniversario de la mayor matanza terrorista en la historia de España. Y pese al tiempo transcurrido, quedan muchas preguntas pendientes de resolver, mucho dolor y muchas vivencias de esos días excepcionales que ojalá nunca hubieran sucedido y que Dios quiera que nunca más tengamos que volver a vivir. Cuando llegan efemérides de este tipo, me gusta echar la vista atrás, tirar de hemeroteca como se dice en el argot periodístico para ver qué se dijo entonces y qué se dice ahora. Espero que este ejercicio de retrospectiva mueva a la reflexión sobre un asunto tan doloroso como delicado pero que nunca debería quedar en el olvido.

 

PORTADAS DE LAS EDICIONES EXTRAORDINARIAS DEL 11 DE MARZO DE 2004:

 

ELPAIS11M

ELMUNDO11M

ABC11M

LARAZON11M

PORTADAS DEL 12 DE MARZO DE 2004:

 

ELPAIS12M

ELMUNDO12M

ABC12M

ELPERIODICO12M

LARAZON12M

METRO12M

LAVANGUARDIA12M

 

Las mejores portadas de ABC en el día de mi cumpleaños

Los que hayáis seguido este blog en los últimos años o me conozcáis personalmente ya sabréis de mi afición por las hemerotecas y de mi predilección por las portadas del ABC clásico. Y qué mejor autoregalo de cumpleaños que traer aquí algunas de las “primeras” que más me han gustado repasando los anales del centenario periódico. Espero que a vosotros también os gusten. Algunas bien podrían aplicarse a hoy en día. Desde luego, la actualidad política de este país muchas veces parece un bucle…

País cainita Ataques a la TV Free Madiba Felipe y la crisis

Tendencias actuales en el pago por contenidos de los medios digitales

 

En estos días se está celebrando en Colombia el Congreso Digital Media Latinoamérica organizado por la Asociación Mundial de Diarios (WAN-IFRA) en el que las nuevas tendencias para la implantación del pago por contenidos están teniendo un protagonismo fundamental. A continuación os dejo algunos de los tuits seleccionados por la organización sobre el tema. Creo que se apuntan ideas interesantes que ya iremos comentando, pero todas sobre la base de que cobrar por la información en la web ha pasado de ser un deseo a convertirse en una necesidad imperiosa para la supervivencia de los medios.

Hablando en #TuitOClock de @romMurcia sobre las próximas rebajas de impuestos y el despido de Jofi Joseph por usar una cuenta oculta en Twitter para criticar al Gobierno de EEUU desde dentro

tuitoclock

Podéis escuchar el audio completo del programa aquí (muy recomendable) y mi intervención a partir del minuto 44:47 y hasta el 26:42. Espero vuestros comentarios y que le deis toda la difusión que podáis. Gracias.

Vídeo: el poder de la prensa para captar tu atención

Hoy que la publicidad en prensa sigue de capa caída quiero recuperar este vídeo que elaboró el año pasado la asociación de editores de periódicos de Bélgica para demostrar a los anunciantes que el potencial de los diarios como plataforma publicitaria sigue intacto a pesar de la crisis. Para eso, invitaron a los directivos de tres de los mayores anunciantes de ese país a disfrutar de los servicios de un conductor privado para que tuviesen tiempo de leer tranquilamente sus periódicos favoritos. Mientras, actores contratados para la ocasión tratarían de distraerlos, cosa que no lograron en absoluto, como se puede ver en el vídeo. Y es que pocas cosas logran captar tanto nuestra atención como la lectura reposada de nuestro diario preferido. Algo que en esta sociedad que vive a un ritmo acelerado no podemos hacer tantas veces como nos gustaría. Quizás parte de la crisis de la prensa se solucionaría si volviéramos a tener costumbres más sanas, ordenásemos nuestros horarios y supiésemos reservarnos un ratito cada día para disfrutar de una buena lectura. Será cuestión de ponerse a ello.

#viñetasdelverano (3): Serpiente informativa

20130812-132736.jpg
¿Qué queréis que os diga? A mi todo este lío que se ha armado en torno al peñón de Gibraltar, su soberanía, el endurecimiento de los controles de acceso a la colonia y demás no me parece más que una serpiente de verano. En periodismo, se denomina así cuando un asunto que en otra época de año no pasaría de ser anecdótico o poco relevante adquiere, por acontecer en pleno estío, una relevancia impropia. A los periodistas nos viene muy bien para rellenar las páginas de periódico, horas de radio y minutos en los informativos de televisión que, de otra manera, sería más complicado completar. Más allá de los ataques a los pesqueros españoles que fondean en la zona (que es lo que dio origen a todo este asunto y el problema en el que el Gobierno debería centrar sus esfuerzos), creo que este episodio se diluirá como un azucarillo cuando llegue septiembre y vuelva el ritmo normal de la actualidad, aunque mientras tanto se nos indigeste a más de uno.

5 claves sobre la compra de The Washington Post por Jeff Bezos (Amazon)

20130806-143547.jpg
La adquisición de los principales periódicos pertenecientes a la compañía The Post Co (entre ellos el archiconocido The Washington Post) por parte del millonario y emprendedor Jeff Bezos, fundador y consejero delegado de Amazon, es sorprendente e inesperada, pero vista desde el prisma adecuado parece que tiene más lógica. Estas son, a mi juicio, las razones para entender esta operación:

1. Compra barato. Los 190 millones de euros son una ridiculez si se comparan con los precios que se pagaron por empresas de medios hace sólo unos años y los que se están pagando por algunos portales de Internet que pueden tener mucho éxito en la actualidad pero que, desde luego, no tienen el historial de rentabilidad y relevancia social que atesoran los medios de comunicación, y en concreto The Washington Post, el periódico que lideró las denuncias relacionadas con el caso Watergate que forzaron la dimisión del presidente de EEUU Richard Nixon.

2. Compra sabiendo lo que compra. Para Bezos, que tiene raíces españolas, la industria de los medios no es una desconocida. Además de tener algunas inversiones minoritarias en el sector, hay que tener presente que ha hecho su fortuna en el negocio editorial, en concreto la distribución de libros, que guarda muchas similitudes con el segmento de la prensa. Algunos analistas hablan de que su intención última es hacerse con una marca solvente con la que dar la batalla de la información en Internet. Pero dudo mucho que sea sólo eso. Las redacciones tradicionales, es decir, los periodistas de toda la vida, aportan otra serie de valores que son imprescindibles para que los nuevos medios, sean en el soporte que sean, mantengan su valor y función social.

3. Compra para ganar dinero. Ayer muchos trabajadores de The Post Co. se felicitaban por no haber caído en las garras de algún fondo de inversión de capital riesgo o un multimillonario iluminado que llegan haciendo pero muchas promesas pero acaban dejando la empresa al poco en peores condiciones de las que estaba y repleta de deudas. Pero que nadie crea que Bezos compra The Washington Post con ánimo caritativo. Lo hace para ganar dinero, lo cual es un fin muy noble y lógico. Que lo logre consiguiendo devolver a la empresa a los beneficios y a un modelo de negocio rentable será una buena noticia para todos, para él primero, pero también para sus trabajadores y para el conjunto del sector.

4. Compra para innovar. Así lo ha anunciado en una carta escrita a sus nuevos empleados. Bezos es consciente de que los periódicos deben adaptarse al desarrollo de la tecnología para poder subsistir como medios de audiencias masivas y, por tanto, mantener el favor de los grandes anunciantes. En este sentido, la generalización del pago por contenidos en la Red, que no obstante tiene una mayor aceptación en EEUU que en Europa, será su gran reto.

5. Compra para crear tendencia. No hay nada más tentador para un empresario aventurero que realizar una apuesta arriesgada y salir vencedor. Y más aún si se trata de reinventar una industria con tanta trascendencia como la prensa. Bezos ya hizo algo parecido con el sector del libro, que parecía condenado a un lento declive y, sin embargo, al menos en la parte digital, vive una nueva etapa dorada. Si lo consigue, pasará a ser el nuevo Mesías de la prensa.

______________________

Actualizo (11/09/2013) para añadir una referencia al interesante artículo publicado por ElConfidencial.com en que desgranan las claves de la transformación que Bezos aspira a realizar en The Washington Post y, por extensión, en el periodismo moderno; entre las que destaco “acabar con los recortes de personal, rejuvenecer el periodismo, no perder de vista al periódico impreso, luchar contra el corta-pega y mantener la independencia”.

Si yo tuviera un periódico…

Ayer salió por última vez a la calle La Crónica de León, el enésimo proyecto periodístico que se lleva por delante esta crisis que dura ya demasiado. De entre todas las reacciones, comentarios y despedidas me quedo con esta escrita por Diana Martínez Díaz, a la que no conozco personalmente. Tampoco comparto todo lo que dice, pero creo que refleja muy bien el sentir generalizado de desazón que sufren quienes ven cómo les arrebatan una parte de su vida, construida con su trabajo y esfuerzo diarios, sin que puedan hacer nada por evitarlo. A la vez, sintetiza con acierto la crítica común en muchas redacciones sobre los vaivenes en la “estrategia” de sus gestores, en demasiadas ocasiones contradictorios y cortoplacistas, que han contribuido decisivamente a que la industria periodística se esté tambaleando sin apenas capacidad de reacción. La lectura completa de su post merece la pena, pero os dejo a continuación algunas de las frases que más me han gustado y que invitan a la reflexión:

– “Si yo tuviera un periódico, nunca saldrían fotos de rostros ensangrentados en sus portadas. Ni los periodistas serían jueces antes que los jueces. Ni después. Y mucho menos el día siguiente a una gran tragedia. Y buscaríamos a los verdaderos culpables“.

– “Si yo dirigiera un periódico, no saldrían nunca en los titulares ni juntas rectoras, ni consorcios, ni actas de replanteo, ni pliegos de condiciones, ni licitaciones, ni contingencias, ni consejos de administración. Porque eso a la gente no le interesa“.

– “Si yo tuviera un periódico, no regalaría sartenes con las cartillas y los cupones. Porque las sartenes se compran en los bazares. En los periódicos se leen noticias. Y cuando no puedes ofrecer buenas noticias y sí puedes ofrecer buenas sartenes, lo mejor es cambiar el chip o cambiar el negocio“.

– “Si yo tuviera un periódico, intentaría rodearme de los mejores. Y no encabronarlos hasta el infinito y espantarlos de mi lado con malas artes por miedo a que me hiciesen sombra. Una costumbre muy estilada esta en jefes y semijefes de periódicos“.

Apuntes rápidos sobre la actuación de los medios ante el accidente de tren en Santiago

Cuando se cumple una semana del trágico accidente ferroviario a pocos kilómetros de Santiago de Compostela, parece un buen momento para hacer un balance de la cobertura de los medios de comunicación. Aunque me gustaría poder extenderme más, la falta de tiempo me impide el desarrollo necesario de muchos de los siguientes aspectos, pero no quería dejar de reseñarlos:

1. Los recortes que se han producido en los últimos años en la mayoría de los medios hizo que las primeras coberturas fuesen incompletas, torpes e, incluso, confusas. Ante la falta de personal en la zona, muchos medios tiraron de la información de agencias, que también han realizado importantes recortes, pero sin realizar el conveniente filtrado previo, lo que llevó a algunas situaciones esperpénticas y a generar más confusión. Algo que ya sucedió hace dos años con la matanza en la isla noruega de Utoya. Particularmente triste fue la cobertura inicial de las televisiones nacionales, en especial TVE, cuya principal fuente de información en los momentos iniciales eran las webs de otros medios, lo que le ha supuesto muchas críticas. De canales como Telecinco-Cuatro, que renunciaron expresamente a la cobertura en directo de los primeros instantes tras la tragedia y sólo se ocuparon muchas horas después, mejor ni hablamos. Estaban ocupados emitiendo telebasura.

2. Digno de reconocimiento es la decisión de muchos periodistas en paro de la zona que decidieron ponerse en marcha para informar de primera mano aún sin saber si alguien estaría dispuesto a publicar esa información y ayudar en las labores de ayuda a las víctimas. Igualmente, hay que reconocer la delicadeza y el respeto con que, en líneas generales, han tratado los enviados especiales a la zona a las familias, los heridos y demás afectados.

3. No puede decirse lo mismo de sus jefes. Por supuesto, hemos tenido que volver a soportar el uso indebido de imágenes cruentas en algunos medios, la pretensión de convertir en espectáculo mediático lo que es una tragedia humana (especialmente en el caso de las televisiones) y la exageración de ciertos extremos de las informaciones que iban llegando con tal de alimentar el morbo en torno a los aspectos más delicados del accidente. Gracias a Dios la gente todavía tiene estómago y se han disparado las quejas a la FAPE por el tratamiento informativo de estos medios.

4. Capítulo aparte merece el trato dado al maquinista, al que se ha acusado y juzgado prematuramente en los medios antes de conocer todos los detalles y circunstancias de lo sucedido. Veremos lo que finalmente dictamina el juez. No espero una rectificación en este sentido, sé que los directores de medios son demasiado orgullosos como para reconocer un error de este calibre. Pero sí que a partir de ahora haya un mayor tacto al abordar estos asuntos y se contrasten las informaciones en vez de atenerse a la versión oficial dada por las compañías, que se ha demostrado incompleta e incierta.

5. Los tertulianos. Ya sabéis que no son santo de mi devoción. Pero es que en esta ocasión, supongo que también por efecto de las fechas veraniegas en que estamos, los medios han abusado de sus “expertos para todo” para analizar lo sucedido en el accidente, algo que en la mayoría de ocasiones ha resultado un fiasco, en otras un despropósito y, en los casos más extremos, un verdadero ridículo. En situaciones como esta, llena de incertidumbres y de variables que pueden cambiar por completo el relato de la historia, siempre es aconsejable contar con la voz de verdaderos expertos, por mucho que su testimonio sea menos ameno o digerible para el gran público, que exponer a unos profesionales (a muchos de los cuales apenas les queda reputación profesional que defender) a parlotear sobre aspectos que desconocen, sobre los que se han informado mal y con cuyos detalles técnicos se confunden y acaban confundiendo a los lectores/espectadores/oyentes.

Supongo que estos puntos podrían ampliarse y seguramente deba hacerlo en los próximos días. Cualquier sugerencia es bienvenida.

Actualizo: El director de lainformación.com ha escrito una serie de recomendaciones sobre cómo abordar informativamente un accidente catastrófico como el de Santiago. Lo cierto es que no todo ha sido negativo, como me recordaban esta mañana en twitter, y algunas coberturas han sido excelentes, dignas del mejor periodismo y escrupulosamente respetuosas con el dolor provocado. Vaya desde aquí mi reconocimiento a los profesionales que han elaborado esas informaciones.

El papel tiene un gran futuro

Este vídeo bien podría firmarlo cualquier compañía editora de periódicos para reivindicar el futuro de sus medios impresos ante la triple amenaza de la pérdida de lectores, el desplome de la publicidad y la competitividad de los portales online. En realidad es un anuncio de un fabricante de papel higiénico, pero su mensaje final “El papel tiene un gran futuro” coincide con el deseo y el empeño de muchos periodistas que luchan día a día para mantener viva una profesión, que, en la mayoría de los casos, es también su forma de entender el mundo.

De los niños de la prensa a las azafatas

Hace muchos meses que no escribo en este blog. Diversas circunstancias personales y el negro panorama de los medios de comunicación me han desalentado ante la escasez de buenas noticias que contar, aunque también algunas se han producido en este año verdaderamente “horribilis” para la profesión. Pero ayer me contaron una anécdota que me parece digna de mención en este blog y sirve para reflexionar sobre la situación en que se encuentra la prensa en nuestro país y el origen de algunos de los males que la aquejan.

20121223-125106.jpg

Me cuentan que en las calles de una capital de provincia española (supongo que en otras muchas más se repetía la escena) diversas azafatas muy monas ellas se afanaban por convencer a los viandantes de que adquiriesen a media tarde la edición extraordinaria del diario regional que recogía los resultados del sorteo de Lotería de Navidad que tuvo lugar esa misma mañana y había dejado varios afortunados en la ciudad. Rápidamente la escena me recordó a aquellas que hemos visto en multitud de películas y que también nos han contado nuestros mayores de cuando los periódicos se vendían a pie de calle, vociferando los titulares más llamativos, por niños, algunos realmente pequeños, que así ganaban unos duros con los que contribuir a la maltrecha economía familiar. Normalmente tenían éxito, ya que en esa época de escasez informativa, en cuanto los periódicos publicaban una edición extraordinaria los lectores prácticamente se las quitaban de las manos a los repartidores. Nada más lejos de lo que sucedía ayer: la mayoría de los transeúntes pasaba de largo pese a la simpatía con que las citadas azafatas trataban de vender el periódico.

No entraré a discutir sobre la conveniencia o no de publicar una edición extraordinaria con los resultados de la Lotería de Navidad, con el coste de papel que eso conlleva, cuando éstos podían ser consultados gratuitamente a través de cualquier página de Internet casi al mismo tiempo que se producía el sorteo. Me interesa más hacer una pequeña reflexión sobre el rol social de la prensa y los periodistas en el momento actual. Insisto en que hay muchos expertos que han disertado con mucho mejor criterio de lo que yo podría hacerlo sobre los motivos de fondo del desprestigio de los medios de comunicación, las razones de la agresiva pérdida de lectores o la situación financiera ruinosa de muchos de ellos. Yo me limito a observar y reflejar aquí cómo en unas décadas hemos pasado de que la prensa fuese un elemento fundamental y necesario para la vertebración de cualquier sociedad moderna a que los periódicos se conviertan en un producto de consumo más, y por tanto prescindibles y/o substituibles.

Antes los lectores iban a buscar la información que ansiaban conocer a la esquina donde sabían que esos simpáticos niños (gracias a Dios el trabajo infantil está prácticamente erradicado de nuestra sociedad) repartían la prensa o, posteriormente, a los quioscos distribuidos por puntos estratégicos de las ciudades. Hoy en día, son los medios quienes, en la calle o a través de Internet, tienen que ponerse guapos y salir en busca de esos lectores que ya no les consideran vitales para su vida cotidiana y a los que deben convencer día a día, en un esfuerzo casi titánico y cuyos frutos están muy lejos de ser los esperados, para que vuelvan a confiar en ellos.

P.D: El artículo que os he enlazado arriba está incluido en el libro Artículos Articulados de Kika Tomás y Garrido.

Los 10 propietarios de medios de comunicación más ricos del mundo

La semana pasada la revista estadounidense Forbes publicaba su archifamosa lista de los más ricos del mundo. Entre ellos, y de forma sorprendente vista la grave crisis que atraviesa la industria de los medios de comunicación, se encuentran varios propietarios de periódicos, revistas, radios, televisiones y otros medios. Una garantía de supervivencia para algunos, aunque otros pensarán que no es una buena idea que el futuro de ningún medio esté al capricho de alguno de esos “billonarios”. En todo caso, aquí va la lista de los 10 empresarios de medios que se codean con el resto de multimillonarios:

La película Ciudadano Kane de Orson Welles criticaba los excesos del propietario de periódicos más rico de todos los tiempos, William Randolph Hearst.

1. Carlos Slim. El más rico del mundo (69.000 millones de dólares) posee una extensísima lista de empresas propias y participadas, entre las que se encuentra la editora del The New York Times, del que es el tercer mayor accionista. En breve podría adquirir una buena cantidad de acciones del mexicano El Universal.

2. Warren Buffett. Si bien la mayor parte de las inversiones que le han convertido en el tercer mayor multimillonario del mundo (44.000 millones de dólares) son financieras o en industrias muy alejadas de los medios de comunicación, hace pocos meses se dio el capricho de comprarse el diario de su ciudad natal.

3. Bernard Arnault. El presidente del mayor grupo mundial de empresas del lujo, LVMH, y cuarto mayor rico del mundo (41.000 millones de dólares) acudió al rescate del periódico económico francés Les Echos en 2007, aunque su peso es menor entre las firmas del conglomerado.

4. Michael Bloomberg. El alcalde de Nueva York, vigésima fortuna del mundo (22.000 millones de dólares), se hizo de oro con la agencia de noticias financieras que lleva su nombre, Bloomberg, de la que todavía controla el 92% del capital.

5. Alisher Usmanov. Este uzbeko de nacimiento cuenta con un patrimonio de 18.100 millones de dólares (28º mayor del mundo) que le han permitido, además de ser el máximo accionista del histórico equipo londinense de fútbol Arsenal FC, comprarse medios rusos como los periódicos Kommersant o Gazeta.ru, las televisiones 7TV y Muz-TV, además de otros 33 canales regionales, y participaciones en diversos portales de Internet, Facebook entre ellos.

6. Príncipe Alwaleed Bin Talal Alsaud. Miembro de la familia real y con una fortuna estimada en 18.000 millones de dólares (29ª a nivel mundial), posee el 7% de News Corporation, el conglomerado de medios de Rupert Murdoch, y es accionista mayoritario de Rotana, el holding panárabe en el que engloba múltiples revistas, cadenas de radio y televisión en varios países árabes.

7. David Thomson. Este canadiense y su familia, que ostentan la 35ª posición en el ránking de Forbes gracias a sus 17.500 millones de dólares, son propietarios de la agencia global de noticias y editorial Thomson Reuters, además de diversos periódicos (el principal The Globe and Mail), cadenas de radio y televisiones (entre ellas la estatal CTV en Canadá.

8. Ricardo Salinas. Encabeza la familia propietaria del segundo mayor canal mexicano, TV Azteca, y suma un patrimonio cercano a los 17.400 millones de dólares (el 37º mayor del mundo), que incluye múltiples propiedades en medios y otras industrias en todo el continente americano.

9. Mikhail Prokhorov. Este ruso afincado en EEUU, además de participar en el accionariado del grupo de medios de Alisher Usmanov (el número 5 de esta lista), a través del cual ha promovido el lanzamiento de revistas como Snob (editada en EEUU pero escrita en ruso) o Russian Pioneer, de marcada tendencia pro Putin. Su fortuna asciende a 13.200 millones de dólares, la 58ª más elevada del globo.

10. Francois Pinault. El segundo francés de esta lista, cabeza de un patrimonio familiar de 13.000 millones de dólares (el 60º mayor del mundo) que ahora dirige su hijo, famoso por su agitada vida social, puso en pié un imperio que incluye a diversos medios de comunicación franceses como la cadena de televisión TF-1 o la revista semanal Le Point.

Aclaración: sé que muchos echarán de menos en este listado a varios “clásicos” de esta industria como Anne Cox Chambers (62ª en la lista de Forbes), Rupert Murdoch (109º), Samuel Newhouse (132º), Silvio Berlusconi (170º), John Malone (200º), Nicolas Berggruen o Arthur Sulzberger, pero el criterio principal a la hora de seleccionarlos ha sido el del volumen de su fortuna, no la cantidad de medios que controlaban como es el caso de estos últimos.

Garzón y Nixon, caídos por las escuchas ilegales

El otrora juez estrella español Baltasar Garzón y el ex presidente estadounidense Richard Nixon tienen más en común de lo que parece y a ambos les gustaría. En ambos casos, su caída en desgracia ante la sociedad viene precedida por un exceso de ambición y la búsqueda de atajos a las leyes para alcanzar sus fines, supuestamente legítimos. Los dos estaban en un momento álgido de sus carreras, uno como juez de prestigio mundial y el otro como líder de la mayor potencial política en ese siglo, cuando decidieron buscar una fórmula más rápida de conseguir sus objetivos.

image

Ambos pretendían lograr una ventaja significativa, jugar con cartas marcadas. El primero para frenar cualquier intento de salir impunes por parte de los acusados a los que jugaba, mientras que el segundo ansiaba conocer y desbaratar la estrategia política de sus rivales antes incluso de que pudieran ponerla en práctica. Y, en un requiebro macabro de la Historia, optaron por la misma vía: las escuchas ilegales. Gurtel y Watergate son nombres que ni Garzón ni Nixon podrán olvidar ya nunca, pues son sinónimos de sus salidas abruptas del Olimpo. Como apunta la sentencia del Tribunal Supremo sobre las actuaciones de Garzón, la razón de fondo para expulsar del poder a ambos fue el empleo de “prácticas que en los tiempos actuales solo se encuentran en los regímenes totalitarios en los que todo se considera válido para obtener la información que interesa, o se supone que interesa, al Estado, prescindiendo de las mínimas garantías efectivas para los ciudadanos y convirtiendo de esta forma las previsiones constitucionales y legales sobre el particular en meras proclamaciones vacías de contenido”.

La única diferencia entre ambos es que Nixon prefirió dimitir de su cargo antes de someterse a la deshonra de una condena pública, mientras que Garzón se ha aferrado al cargo y a su condición de juez hasta última hora ciegamente convencido de su inocencia.

Serán el tiempo y la Historia quienes dicten su juicio final, pero a ojos de sus coetáneos ambos han quedado como unos justicieros polémicos que terminaron justamente ajusticiados. Y es que, como reza el axioma democrático, nadie está por encima de la ley.

En el día del Patrón: Churchill también fue periodista

Hoy 24 de enero, día de San Francisco de Sales, patrón de los periodistas, se conmemora también la muerte de una de las figuras esenciales en el siglo XX: Winston Churchill. Un aniversario que viene a colación por el hecho de que el polifacético político británico también fue periodista en sus años mozos. Su bautismo de fuego tuvo lugar en el año 1895 en Cuba, desde donde enviaba crónicas para el neoyorkino The Daily Graphic. Posteriormente colaboró con medios como The Pioneer, The Daily Telegraph y The Morning Post, y durante un tiempo editó la revista oficial British Gazette. Además, recibió el premio Nobel de Literatura en 1953 por su faceta como historiador.

Hoy en el programa de Carlos Herrera en Onda Cero le han dedicado un espacio a los aspectos menos conocidos de la biografía de Churchill. Tenéis el audio disponible aquí.

Lo más leído, compartido, visitado y comentado del año 2011

Como cada fin de año, llega el momento de hacer balance. También en este blog. Aunque 2011 no ha sido un año tan activo en este portal como debería, habéis estado ahí, acompañando con vuestras visitas y comentarios, lo que me da fuerzas para seguir adelante en 2012. A pesar de todo, hay artículos que vale la pena volver a visitar. Os dejo una selección de los que creo que más os han gustado, que para algo son los más visitados, comentados o compartidos en las redes sociales. Si os animáis, podéis releerlos, leerlos por primera vez si entonces os pasaron desapercibidos o, incluso, comentarlos. Y en 2012, más y espero que mejor.

LOS ARTÍCULOS MÁS VISITADOS:

  1. Se dice presidente, no “presidenta” (13 de noviembre).
  2. Crea gratis tu propio periódico con las noticias de tus amigos en Facebook (4 de febrero).
  3. La última portada del diario gratuito ADN (23 de diciembre).
  4. 60 años del semanario “El Caso” (2 de diciembre).
  5. Ha nacido Mencía (22 de abril).

LO MÁS COMPARTIDO EN REDES SOCIALES:

  1. Se dice presidente, no “presidenta”.
  2. 60 años del semanario “El Caso”.
  3. Los nombres y apellidos más comunes entre l@s diputad@s del Congreso.
  4. Karl Lagerfeld se cambia del pomposo “Liberation” al gratuito “Metro”.
  5. ¿Qué periódico ha ganado las elecciones?
  6. Los muertos que la prensa ignora.
  7. 10 + 1 verdades incómodas sobre la crisis.

LOS ENLACES MÁS VISITADOS:

  1. Informe sobre la blogosfera hispana (Bitacoras.com).
  2. Torear y otras maldades (Mario Vargas Llosa, El País).
  3. PostPost.com.
  4. Vuelve el Santo Oficio (Fernando Savater, El País).
  5. Basta de lecciones de periodismo (Pedro G. Cuartango, El Mundo).

LO MÁS COMENTADO:

  1. Se dice presidente, no “presidenta”.
  2. 60 años del semanario “El Caso”.
  3. Ha nacido Mencía.
  4. Crea gratis tu propio periódico con las noticias de tus amigos en Facebook.
  5. Si ‘The Huffington Post’ cuesta 230 millones de euros, ¿cuánto costarían elmundo.es, elpais.com o abc.es?