Cada día que pasa, la calidad de la programación televisiva en España se deteriora un poco más. Los contenidos han perdido todo su valor en beneficio de la encarnizada lucha por las audiencias. Se dice que lo banal vende y por eso todo está inundado de banalidad. Por eso ahora es más necesario que nunca volver a escuchar y meditar el discurso de Ed Murrow con que se abre y cierra la película Buenas noches y buena suerte. Estas palabras fueron pronunciadas en 1958, pero suenan demasiado actuales como para ignorarlas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s