¿Por qué Julian Assange no es el personaje del año 2010 para la revista TIME y sí lo es Mark Zuckerberg?

Ayer la revista estadounidense TIME hizo pública su elección del Personaje del Año, una tradición que se remonta al año 1927. Para gran pesar de sus miles de seguidores y de cientos de autonombrados gurús de Internet y del periodismo, el premiado no fue Julian Assange, el fundador de Wikileaks (la página que revela documentos oficiales incómodos para muchos gobiernos), sino Mark Zuckerberg, líder de Facebook.

Más allá de los sobrados méritos de este último, en este post quiero exponer los motivos por los que creo que la elección de TIME es acertada y, sobre todo, por qué Assange no merecía el galardón.

1. Lo primero que deben entender algunos es que no todo el mundo gira en torno al periodismo, que hay vida más allá de las tribulaciones de unos cuantos periodistas, supuestos expertos de la cosa y aficionados a los chismorreos políticos. No niego que algunas de las revelaciones de Wikileaks tengan trascendencia (no todas, muchas son irrelevantes), pero la gran mayoría se producen a toro pasado y apenas han provocado consecuencias del tipo de dimisiones, conflictos diplomáticos o cosas así. Desde este punto de vista, la trascendencia y el efecto en las vidas de millones de personas de Facebook sobrepasa con mucho la repercusión de los documentos filtrados por Wikileaks.

2. El argumento de que los lectores de TIME preferían a Assange como personaje del año no me vale, porque desde el principio se sabía que quien iba a elegir al premiado eran los editores de la revista, a los que, como periodistas (y de esto se olvidan los autonombrados gurús), se les supone una cierta capacidad para formarse un criterio más acertado o al menos más exacto que el de cientos de internautas pinchando en una encuesta o mandando mails.

3. Lo de las presiones políticas para evitar que Assange fuera el elegido me suena a ciencia ficción. ¡Anda ya! No tendrá nada mejor que hacer el Gobierno de EEUU o cualquier otro… En todo caso, podría llegar a aceptar que TIME haya preferido no mancharse las manos premiando a alguien que tiene causas pendientes por la Justicia por casos nada honrosos y de los que, por mucho que haya creado Wikileaks o se escude en una supuesta persecución internacional, no debería quedar impune. Que sea juzgado y que sean los jueces quienes determinen su culpabilidad o inocencia. Tampoco se puede negar que todo este asunto del encarcelamiento le ha beneficiado en parte, dando más bombo a las actividades de su plataforma.

4. El premio reconoce a la personalidad más destacada del año. Como mucho, Assange podría haber recibido el de personaje del mes o de hace unos meses, pero no el de todo el año 2010.

5. Está por ver la perdurabilidad de Wikileaks como fenómeno o corriente que cambie para siempre la forma de hacer periodismo, como algunos se han atrevido a decir en los últimos días (casualmente los mismos que se están lucrando con el fenómeno con la mejora de las ventas de sus periódicos desde que estalló el escándalo), arrogándose una autoridad que está lejos de pertenecer a quien es juez y parte en el caso.

6. Que yo sepa, los hackers informáticos han existido casi desde el principio de Internet. Y muchos de ellos han logrado llevar a cabo acciones mucho más impresionantes e, incluso, relevantes que la de Wikileaks. No voy a entrar en las circunstancias que rodean al acceso de la organización de Assange a toda esa información o las dudas que apuntan a una filtración interesada. Lo que sí tengo claro es que está muy lejos de ser un verdadero ejercicio periodístico (ya sé que esté no es el fin último de Wikileaks), como tampoco lo está siendo el de algunos de los medios de comunicación que están reproduciendo los famosos cables del Departamento de Estado de EEUU casi sin apenas filtrarlos, ordenarlos por relevancia y difundir los realmente relevantes, no todos ellos sin distinción; algo que, definitivamente, resta valor al conjunto.

7. No es la primera vez que el premio no satisface las demandas de la audiencia. Hay que recordar que entre los premiados a lo largo de la historia por TIME hay personajes de dudosa calaña como Hitler, Stalin, Putin, Jomeini y otros dictadores.

Y habría más argumentos, pero creo que, por ahora, hasta aquí es suficiente. Como veréis no he puesto enlaces en todo el texto para evitar malentendidos o que alguien se sienta ofendido. Eso sí, os recomiendo una visita a la galería de personajes del año de TIME, la explicación (en inglés) de los editores de la revista sobre por qué se decantaron por Zuckerberg y la lista de los otros candidatos al premio, al margen del citado Assange: los mineros chilenos, Hamid Karzai y el “Tea Party”.

Autor: Ricardo

Este es blog de un PERIODISTA, que escribe sobre PERIODISMO y pretende crear debate sobre la PRENSA.

2 thoughts on “¿Por qué Julian Assange no es el personaje del año 2010 para la revista TIME y sí lo es Mark Zuckerberg?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s