Ya he expresado mi opinión sobre los tertulianos. Ahora quien lo hace, aprovechando la ironía que le permite el tradicional discurso de inicio de las fiestas del Entierro de la Sardina, ha sido el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón. Su sentencia suena demoledora:

“Ya saben que campan por la Villa palabreros y murmuradores, analistas y hermeneutas, almas de confidencial y tertulia diaria, qué digo diaria, ¡horaria!, y que cuando el diablo no sabe qué hacer mata moscas con el rabo o le busca las entrelíneas al Entierro de la Sardina”.

La respuesta de los afectados, claro, no ha sido muy cariñosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s