Los rumores han existido siempre.

Los rumores han existido siempre.

 

Durante la última semana se ha vuelto a poner de moda el debate sobre la fiabilidad de lo publicado en Internet. Al hilo de la desmentida paternidad de José María Aznar con una ministra francesa, diversos periódicos, radios y televisiones han aprovechado para cargar contra la Red por su supuesta escasa fiabilidad. ¿Es eso cierto? En mi opinión, no. Internet, como el resto de medios de comunicación, tiene espectaculares posibilidades y bondades, aunque, tal vez, los filtros por los que pasa la información son menos claros y menos estandarizados. Es decir, el papel del lector/usuario aumenta, ya que debe adoptar una actitud crítica (que yo siempre dí por supuesta) ante los datos que recibe. Pero lo cierto es que no es así. Claro que hay formas de reducir la exposición a los rumores o la información falsa. Lo más importante es comprobar la veracidad de la fuente. Algo que se nos supone a los periodistas, pero no siempre realizamos. Es evidente que una página conocida, con experiencia y solvencia acreditada es más fiable que cualquiera nueva que acabe de salir. Aunque también es importante comprobar en más de un sitio la información recibida. Precisamente, este tema es muy recurrente entre los críticos de la Wikipedia, la enciclopedia colaborativa en red (y cada vez con mayores controles). Pese a las suspicacias iniciales, con el paso de los años se ha convertido en una referencia a la que plagian los grandes de Internet como Google. En este terreno, los blogs siempre parten con desventaja, por aquello de que son una página personal, sin más control que el de su autor. Sin embargo, la popularidad de un sitio y, sobre todo, las referencias que encontremos de éste (a través de los enlaces en otras páginas) pueden darnos una medida de la confianza que debemos depositar en cada web. Los expertos vienen alertando de que cuanta más información disponen los usuarios, menos esfuerzos realizan por aumentar su conocimiento y bajan la guardia del escepticismo, al tiempo que casi todos los medios acaban bebiendo de las mismas fuentes (agencias, organismos, institutos, etc). Navegar por Internet debe ser todo lo contrario. Sólo así dejaremos de ser carne de cañón para los rumores.

Para rebajar la carga teórica de este post, os dejo los mejores ejemplos de los “bulos” que han corrido por la Red durante los últimos años. La fuente original es el diario británico The Daily Telegraph (la noticia está en inglés), aunque en 20 minutos han aprovechado para incluirlas en su web con algún añadido.

17:14: Edito para elevar la carga crítica contra la prensa y los periodistas. Sería necesaria más humildad y reconocer los errores propios. Para eso, nada mejor que visitar Malaprensa, donde recogen algunos de los mejores gazapos de los medios de comunicación.

Un comentario sobre “¿Es fiable Internet?

  1. Es contradictorio que los medios informativos duden del medio de información más rápido del planeta… Acaso hay alguno confiable fuera de él? Hay alguno que de alguna manera no manipule las noticias a su conveniencia, desde el amarillismo hasta la conspiración pasando por “Ponle más salsa a la sopa para que se antoje? o medias verdades venden más tabloides? ¿Acaso el rumor no es su principal catalizador? En éstos tiempos el prestigio no convence a nadie, solo los detalles de primera mano preludian la realidad que habrá que debatir.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s