Tendencias actuales en el pago por contenidos de los medios digitales

 

En estos días se está celebrando en Colombia el Congreso Digital Media Latinoamérica organizado por la Asociación Mundial de Diarios (WAN-IFRA) en el que las nuevas tendencias para la implantación del pago por contenidos están teniendo un protagonismo fundamental. A continuación os dejo algunos de los tuits seleccionados por la organización sobre el tema. Creo que se apuntan ideas interesantes que ya iremos comentando, pero todas sobre la base de que cobrar por la información en la web ha pasado de ser un deseo a convertirse en una necesidad imperiosa para la supervivencia de los medios.

5 claves sobre la compra de The Washington Post por Jeff Bezos (Amazon)

20130806-143547.jpg
La adquisición de los principales periódicos pertenecientes a la compañía The Post Co (entre ellos el archiconocido The Washington Post) por parte del millonario y emprendedor Jeff Bezos, fundador y consejero delegado de Amazon, es sorprendente e inesperada, pero vista desde el prisma adecuado parece que tiene más lógica. Estas son, a mi juicio, las razones para entender esta operación:

1. Compra barato. Los 190 millones de euros son una ridiculez si se comparan con los precios que se pagaron por empresas de medios hace sólo unos años y los que se están pagando por algunos portales de Internet que pueden tener mucho éxito en la actualidad pero que, desde luego, no tienen el historial de rentabilidad y relevancia social que atesoran los medios de comunicación, y en concreto The Washington Post, el periódico que lideró las denuncias relacionadas con el caso Watergate que forzaron la dimisión del presidente de EEUU Richard Nixon.

2. Compra sabiendo lo que compra. Para Bezos, que tiene raíces españolas, la industria de los medios no es una desconocida. Además de tener algunas inversiones minoritarias en el sector, hay que tener presente que ha hecho su fortuna en el negocio editorial, en concreto la distribución de libros, que guarda muchas similitudes con el segmento de la prensa. Algunos analistas hablan de que su intención última es hacerse con una marca solvente con la que dar la batalla de la información en Internet. Pero dudo mucho que sea sólo eso. Las redacciones tradicionales, es decir, los periodistas de toda la vida, aportan otra serie de valores que son imprescindibles para que los nuevos medios, sean en el soporte que sean, mantengan su valor y función social.

3. Compra para ganar dinero. Ayer muchos trabajadores de The Post Co. se felicitaban por no haber caído en las garras de algún fondo de inversión de capital riesgo o un multimillonario iluminado que llegan haciendo pero muchas promesas pero acaban dejando la empresa al poco en peores condiciones de las que estaba y repleta de deudas. Pero que nadie crea que Bezos compra The Washington Post con ánimo caritativo. Lo hace para ganar dinero, lo cual es un fin muy noble y lógico. Que lo logre consiguiendo devolver a la empresa a los beneficios y a un modelo de negocio rentable será una buena noticia para todos, para él primero, pero también para sus trabajadores y para el conjunto del sector.

4. Compra para innovar. Así lo ha anunciado en una carta escrita a sus nuevos empleados. Bezos es consciente de que los periódicos deben adaptarse al desarrollo de la tecnología para poder subsistir como medios de audiencias masivas y, por tanto, mantener el favor de los grandes anunciantes. En este sentido, la generalización del pago por contenidos en la Red, que no obstante tiene una mayor aceptación en EEUU que en Europa, será su gran reto.

5. Compra para crear tendencia. No hay nada más tentador para un empresario aventurero que realizar una apuesta arriesgada y salir vencedor. Y más aún si se trata de reinventar una industria con tanta trascendencia como la prensa. Bezos ya hizo algo parecido con el sector del libro, que parecía condenado a un lento declive y, sin embargo, al menos en la parte digital, vive una nueva etapa dorada. Si lo consigue, pasará a ser el nuevo Mesías de la prensa.

______________________

Actualizo (11/09/2013) para añadir una referencia al interesante artículo publicado por ElConfidencial.com en que desgranan las claves de la transformación que Bezos aspira a realizar en The Washington Post y, por extensión, en el periodismo moderno; entre las que destaco “acabar con los recortes de personal, rejuvenecer el periodismo, no perder de vista al periódico impreso, luchar contra el corta-pega y mantener la independencia”.

Ahora sí: Internet ya tiene más audiencia en España que los periódicos

Así lo ha confirmado la última oleada del EGM, correspondiente al periodo entre febrero y noviembre de 2010. La cuota del 38% de los diarios españoles (en descenso desde 2008) ha sido superada por el 38,4% de Internet. O lo que es lo mismo, los 14,9 millones de lectores de periódicos ya han sido rebasados por los 15,1 millones de la Red.

Sin embargo, el perfil de estos lectores es muy diferente. Mientras que la mayoría de los que leen la prensa están entre los 35 y los 54 años, el porcentaje mayoritario en Internet es el de los usuarios entre 14 y 24 años. Razón de más para insistir en que los medios deben reflexionar sobre el producto que están ofreciendo en Internet y, sobre todo, a quién se lo están ofreciendo. Como ayer reconoció Hartmut Ostrowski, consejero delegado de la editorial alemana Bertelsmann, regalar en Internet los contenidos por los que se cobra en soporte físico es un claro error, algo de lo que ya hablamos en este blog.

También curioso comparar los diarios con mayor audiencia (por este orden: Marca, El País, As, El Mundo, El Periódico, La Vanguardia, ABC, Sport y El Mundo Deportivo) y las páginas web más vistas de las que recoge datos EGM: Marca, El País, As, Páginas Amarillas, Los 40, Antena 3, Cuatro, RTVE, Telecinco, Sport y Mundo Deportivo.

20 Minutos arremete contra los periódicos que publican anuncios de contactos

“Diarios al borde del proxenetismo” se titula el durísimo reportaje que el diario gratuito llevaba hoy en portada para denunciar el negocio de la prensa escrita con los anuncios de prostitución.

La toma de posición de 20 Minutos, que viene a colación del debate reabierto la semana pasada por Zapatero al anunciar que pretendía prohibir este tipo de anuncios, ahonda el frente abierto en el sector. De un lado, las grandes cabeceras, con el respaldo de la patronal Aede, que apuestan por la autoregulación y, sotto voce, señalan la inconveniencia del momento económico para prescindir de una importante fuente de ingresos (no para todos, critican que algunos de los que hacen bandera de la retirada de anuncios lo hicieron porque apenas facturaban por esta vía). Por eso, reclaman un debate tranquilo y pausado. Por otro lado, diarios como Público, La Razón, Avui o La Gaceta (de Intereconomía) defienden, desde posiciones ideológicas opuestas, el fin inmediato de estas prácticas. La incorporación de 20 Minutos (que fue el primer periódico en quitarlos, en 2007) a este grupo parece el preámbulo de una nueva disputa entre patronales, vista la experiencia de los agrios enfrentamientos entre Aede y la asociación de diarios gratuitos, Aepg, que podría ampliarse con la participación de la patronal Aeepp, de la que es impulsor el diario que dirige Arsenio Escolar.

En un momento en el que muchos reclaman unidad de acción entre los medios de comunicación para garantizar su futuro, los periódicos han encontrado una nueva batalla (en realidad, vieja) para tirarse los trastos a la cabeza.

Quioscos digitales: ¿son la solución definitiva?

El acuerdo alcanzado en Francia entre seis diarios nacionales para crear en septiembre un quiosco online en el que los usuarios paguen por leer sus contenidos reabre el debate sobre cómo rentabilizar la presencia de la prensa en Internet.

Muchos apuestan por el llamado modelo Spotify: una plataforma única en la que los lectores puedan adquirir contenidos informativos (noticias sueltas o periódicos enteros) mediante pago electrónico tras consultar una parte del producto. Pero eso exigiría la unidad de acción de toda la prensa, como ha sucedido en Francia. No que cada periódico haga la guerra por su cuenta, como en Inglaterra y España. Además, plantearía algunas dudas sobre si las autoridades de competencia aprobarían acuerdos de este tipo. Mientras existan alternativas para acceder gratis a los contenidos de los periódicos más o menos legales (en YouKioske, los usuarios cuelgan las versiones impresas de los diarios que se pueden consultar sin restricciones), será difícil convencer a los internautas de que el “gratis total” de la prensa online se ha terminado. Se trata de un error histórico, heredado de los inicios de Internet, del que será difícil recuperarse. Por ahora, las iniciativas para cobrar por las noticias online son individuales, como la impulsada por Unidad Editorial con el quiosco online Orbyt, en el que se puede acceder a las versiones impresas enriquecidas de El Mundo y Expansión.

Aún es pronto para calibrar el éxito de estas propuestas, aunque parece que los usuarios responden paulatinamente. Pero parece claro que se trata de un camino de no retorno, en el que pueden darse varios pasos hacia adelante y otros hacia atrás, pero que tienen que conducir necesariamente a mejorar los ingresos de los periódicos, ayudar a compensar la caída de ingresos por las menores venta en papel y el descenso de la publicidad, y consolidar una nueva forma de distribución (alternativa, no exclusiva) que garantice un futuro viable económicamente hablando para el periodismo de calidad y las empresas periodísticas.

Post nº 300: “Opine, por favor, opine”

La nueva batalla por captar a usuarios dispuestos a pagar en Internet (que es lo que buscan los periódicos tradicionales al lanzar sus plataformas de cobro por contenidos) va a exigir que los medios de comunicación pongan toda la carne en el asador. Ya no se trata sólo de dar valor a sus opiniones, sino de darles visibilidad e, incluso, situarlas al mismo nivel que las del propio medio, es decir, sus editoriales.

opineorbyt

Una pista de por dónde pueden ir los tiros nos la ofrecieron ayer los compañeros de Orbyt, de El Mundo, que ofrecieron a sus lectores de pago (15 euros al mes) la posibilidad de escribir un editorial sobre el mismo asunto que el del diario, con la promesa de que el mejor sería publicado en portada de Orbyt. Desconozco las cifras de participación, pero el resultado promete. Se trata de un paso más allá de lo que hasta ahora hacían algunos medios como The Guardian o El Confidencial, que destacan el mejor comentario de los lectores a cada noticia:

commconfi

 

Aunque aún es pronto para confirmar una tendencia con estos movimientos, parece los próximos pasos se encaminan a llevar la participación de los usuarios un paso más allá, quizás incluso hasta su implicación directa en el proceso de elaboración de las informaciones del periódico (no me refiero a que publiquen sus propias noticias de su realidad más cercana, sino a que su visión sea tenida en cuenta al configurar la línea editorial del medio sobre los temas de primera línea de la actualidad informativa). Un campo interesante y con mucho recorrido sobre el que tuve la oportunidad de charlar hace unos días con los alumnos de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Montevideo, vía Skype. Parece que ha llegado el momento de sacar todo el jugo (no sólo económico) a las comunidades de usuarios que tanto trabajo ha costado construir, para lo que las redes sociales como Facebook o Twitter pueden ser un buen aliado. Veremos.

P.D: ¿Qué mejor tema que éste para que os animéis a comentar masivamente este post? Últimamente muy pocos comentáis por aquí y vuestra opinión es siempre bienvenida, valorada e, incluso, monitorizada. ¡Ánimo! Espero esos comentarios.