¿Quién decide las elecciones británicas, Murdoch o los votantes?

Eso mismo se pregunta el lema publicitario con el que The Independent (pro Liberal-Demócrata) ha inundado las calles de Reino Unido desde que el pasado 20 de abril lanzase su rediseño, de la que forma parte este impactante vídeo:

¿Hay motivos para estos temores? Es cierto que la influencia de los medios de comunicación británicos sobre los votantes es elevada, y también que los periódicos de Murdoch (pro “tories”) son muy efusivos en la defensa de sus candidatos y en el ataque a los rivales (no hay más que ver la cobertura de hoy, día de elecciones, del sensacionalista The Sun), al igual que el resto de periódicos de tendencia conservadora. Pero otros medios no le van a la zaga. También hoy, la portada del Daily Mirror, de reconocida tendencia pro laborista, no es menos agresiva e impactante. Por cierto, que la campaña de The Independent provocó una airada reacción del hijo del magnate australiano, que se presentó de improviso en la sede del rotativo para pedir explicaciones.

En realidad se trata de una concepción de la prensa distinta, menos acomplejada y más alineada con las posiciones de sus lectores. De hecho, casi todos los diarios serios publican hoy en sus portadas editoriales en los que apoyan expresamente a uno u otro candidato. Como todo modelo, tiene sus ventajas y sus inconvenientes, pero al menos no se dan casos de periódicos que pretenden pasear su probada independencia por los quioscos españoles cuando, en el fondo, son de sobra conocidas sus querencias y la orientación de sus informaciones.

Las urnas dictarán sentencia esta noche y todo indica que Murdoch se llevará una alegría, aunque puede que menor de lo esperado.

Así se hacen las caricaturas clásicas de…

Así se hacen las caricaturas clásicas del WSJ.

Una de las señas de identidad de The Wall Street Journal son los retratos a base de puntos de los personajes más relevantes de la actualidad. Tanto es así que resistió al último rediseño realizado por uno de los grandes de este área a nivel mundial, Mario García. Además, desde la llegada de Rupert Murdoch a la propiedad, el periódico ha hecho un importante esfuerzo por ampliar su público (hasta el punto de que ya es más leído que USA Today) y explicarse mejor. Dentro de esta campaña se enmarca el último vídeo de la serie “Así se hace WSJ”, que relata (en inglés) el proceso de elaboración de las características caricaturas. Se trata de un laborioso proceso de unas cinco horas de media en el que nos explican cómo la tecnología apenas ha variado el método de elaboración de unos dibujos que vienen publicándose desde hace 30 años. El vídeo dura sólo 3:30 y vale la pena echarle un vistazo: http://bit.ly/bcyCPx.

Visto aquí: http://1001medios.tumblr.com/post/465900899/como-hace-caricaturas-punteadas-wsj.

Por cierto, que hace unos meses, José María Cano se vio envuelto en un supuesto caso de plagio al inspirarse en las caricaturas del WSJ para una de sus exposiciones. Podéis leer la versión de la historia en palabras de una de las autoras en su blog: http://bit.ly/38RRwC

The Sun reta a Apple

El rotativo sensacionalista británico ironiza en dos vídeos promocionales sobre las ventajas del periódico impreso tradicional frente a las soluciones tecnológicas que encarnan el iPhone o el más reciente iPad de Apple.

Por cierto, que el esperado nuevo producto de la firma de la manzana está recibiendo toda clase de críticas y, en pocas horas, ha dejado de ser la salvación de la industria editorial (como también se ha demostrado en la encuesta que publiqué en este blog).

Regalar en Internet lo mismo por lo que cobras en papel

Dicho así, parece estúpido, ¿no? Pues eso es lo que llevan haciendo durante años los medios de comunicación en general y los periódicos en particular. El debate sobre el pago por contenidos en Internet se intensifica.

Una reflexión que llevo tiempo cavilando la ha plasmado mejor de lo que yo nunca hubiese logrado expresarlo Pablo Pardo en el blog de Economía de elmundo.es. Ahí va su reflexión:

“Los periodistas, que somos imbéciles por naturaleza, hemos logrado la cuadratura del círculo: lograr que todo el mundo acceda a nuestros productos, pero gratis”.

En efecto. Los medios confiaron en el maná de la publicidad para crecer a toda costa en Internet ofreciendo gratis lo mismo por lo que seguían cobrando en papel impreso. ¿Consecuencia? Cayeron las ventas de periódicos. Y con la crisis, al esfumarse la publicidad, muchos se preguntan si ha llegado el momento de cobrar de nuevo. El magnate Murdoch se ha puesto al frente de este cambio estructural, pero será difícil que tenga éxito (al menos en términos de audiencia) si sus rivales no siguen sus pasos y también revisan sus modelos de negocio en la Red. Para mí, la clave está en ofrecer productos distintos para formatos distintos. Difundir los mismos contenidos en papel y en Internet es un error garrafal, ahora está claro, pero tal vez sea demasiado tarde para reeducar a los lectores. El director de The Times, propiedad de Murdoch, acuñó hace días la siguiente frase:

“Históricamente, los periódicos han tratado peor a sus mejores clientes [los de papel, se entiende] y a sus peores clientes mejor. Le regalamos el periódico a gente a la que no le importa [los lectores de Internet, se supone] y prestamos poca o ninguna atención a la gente a la que les gustan los periódicos y los leen todos los días”.

Tras decir esto, anunció un programa para fidelizar a los lectores del periódico impreso y la intención de cobrar por periodos de 24 horas para poder acceder a las noticias de su web (en el fondo, imitando el modelo de pago por edición que ha subsistido desde que la prensa es prensa). Según informa Pardo, lo que los expertos recomiendan a los medios es estudiar el valor añadido que aportan los diferentes tipos de lectores a su negocio principal (la facturación publicitaria) y apostar por aquellos que sean más rentables. En España, el último intento de cobrar por contenidos en Internet lo protagoniza desde hace dos días el periódico online Factual, impulsado entre otros por Arcadi Espada, cuyo lema publicitario es “El periodismo no se vende, se compra” y que ofrece una suscripción anual de 50 euros.

¿Creéis que triunfarán estos nuevos intentos de cobrar por información en la Red? ¿Estaríais dispuestos a pagar?

_______________________

Edito para añadir que hoy mismo Google ha optado por permitir a los medios cobrar a los lectores que lleguen a sus webs a través de Google News, un movimiento defensivo para evitar que algunos grupos retiren sus contenidos de estos agregadores.

Habla Murdoch, escuchen.

Vía El Confidencial:

“El primer mensaje es de esperanza y es que entiende que los periódicos todavía están a tiempo de zafarse de periodistas y editores que según él -y entramos de lleno en la de arena- han traicionado la confianza y fidelidad de sus lectores. Estas perlas de gran calado las desgranó en un acto organizado por la Australian Broadcast Corporation donde continuó advirtiendo sobre cierta “condescendencia y complacencia” en ciertos ámbitos de los medios.

Lo de la complacencia venía por haber disfrutado de un reinado en solitario durante muchos años en posición de monopolio y seguir viviendo en cierta forma de réditos por esta situación heredada, pero más dolió lo que quiso decir sobre la complacencia y es que el veterano periodista y empresario denunció la absoluta ignorancia de los medios convencionales sobre la nueva situación actual y su lejanía con los lectores. En este sentido Murdoch ha afirmado que muchos medios no han sabido adaptarse a los avances tecnológicos y apunta a que antes eran los editores los que decidían qué era noticia y qué no. Ahora, en la era de Internet, los lectores tienen ante sí miles y miles de noticias y ellos mismos escogen qué es interesante -y por lo tanto, noticia- y qué no merece la pena una simple lectura”.