Karl Lagerfeld se cambia del pomposo “Liberation” al gratuito “Metro”

¿Consecuencia de la crisis? ¿Búsqueda de nueva clientela? El anuncio de que el ecléctico diseñador Karl Lagerfeld fichará por un día como redactor jefe del diario gratuito Metro a nivel mundial ha sorprendido a propios y extraños. Y es que hace poco menos de un año y medio fue el invitado estrella a la redacción del periódico francés Liberation, una referencia por su apuesta por el diseño y su compromiso social con la actualidad. Pasar de las selectas páginas de la atalaya de la izquierda mundial donde fue recibido con todo el boato que rodea habitualmente al diseñador a las más comunes de la mayor cadena de diarios gratuitos del mundo supone un giro inesperado y sorprendente, como casi todo lo que hace Lagerfeld, pero no exento de sentido.

La crisis aprieta para todos y el propio diseñador se ha visto forzado a poner en marcha una línea low cost de sus diseños como vía de supervivencia, que, casualmente, verá la luz por esas mismas fechas. De aquí que este acercamiento a la realidad cotidiana de la gente de la calle tenga algo de sentido comercial. Por otro lado, Metro le ofrece una plataforma comercial difícilmente igualable gracias a sus numerosas cabeceras repartidas por toda América y Europa (aunque en España ya no se edite). Por su parte, el grupo sueco gana empaque en su lucha por demostrar que la gratuidad no está reñida con la calidad, una ambición que llevó hace poco al gratuito español ADN a transformarse por completo.

La moda de fichar a un famoso para sorprender a la audiencia y ganar lectores entre públicos diferentes la inició hace ya unos años el británico The Independent, que contó con el cantante de la banda irlandesa U2 para poner el diario al servicio de la causa benéfica que lidera Bono: la lucha contra el sida. Una llamativa portada teñida entera de rojo que dio paso a otras colaboraciones similares en diferentes medios y a que otras publicaciones se atreviesen a cambiar, con motivo de ocasiones especiales, la tonalidad habitual de sus páginas. Posteriormente, algunos músicos se atrevieron incluso a lanzar sus propios periódicos, en ediciones limitadas, claro. Una tendencia que parece consolidarse ahora que los medios son más conscientes que nunca de su necesaria reconversión.

Os copio algunas de las páginas del Liberation editado por Lagerfeld para que podáis haceros una idea de cómo quedara su futura colaboración con Metro:

image

image

Los músicos como editores de periódicos

Radiohead lanza un periódico. Dicho así, suena raro ¿no? Sobre todo teniendo en cuenta que se trata de un grupo de música, no de una empresa editora de diarios. Pero es lo que ha sucedido. Como parte de la campaña de promoción de su nuevo disco, la banda británica puso en la calle de varias ciudades europeas el pasado lunes el primer ejemplar de The Universal Sigh, del que habrá una edición especial acompañado a su nuevo disco y que podría tener más números en breve. Una iniciativa de marketing rompedora, que recuerda en parte al periódico creado ‘ad hoc’ por los gallegos Siniestro Total para ilustrar la portada de su último disco, The Siniestro Total Chronicle of Country & Western. Aquí tenéis ambas portadas:

Más allá de la anécdota publicitaria, lo que me interesan son los temas elegidos por estos artistas para incluir en sus publicaciones, muy alejados de los que se ven a diario en las portadas de la mayoría de los periódicos del mundo. Un síntoma más de la creciente distancia entre los medios de comunicación tradicionales y el resto de la sociedad. En el caso de la publicación de Radiohead, su periódico trata de fomentar la literatura y el arte británicos, en un tono quizás algo pretencioso, pero desde luego muy diferente al habitual en el papel prensa. Algo que también sucedió cuando el diario londinense The Independent decidió nombrar editores por un día primero a Bono, de U2, y tiempo después a Elton John. Ambos priorizaron los temas sociales (fundamentalmente la lucha contra el sida) en las ediciones que llevaban su firma y dejaron de lado por un día la política. Lo mismo hicieron Karl Lagerfeld en el francés Liberation y Agatha Ruiz de la Prada con las ediciones española y francesa de Metro.

¿Son estos periódicos más interesantes que los que llegan cada día a los kioskos? ¿Deberían los medios tradicionales tomar nota de estas iniciativas?

P. D: Como nota de humor, los directivos del diario británico The Guardian han decidido grabar una canción de Radiohead para devolverles la “afrenta”. Mejor que cada uno vuelva a lo que se le da mejor.