5 claves sobre la compra de The Washington Post por Jeff Bezos (Amazon)

20130806-143547.jpg
La adquisición de los principales periódicos pertenecientes a la compañía The Post Co (entre ellos el archiconocido The Washington Post) por parte del millonario y emprendedor Jeff Bezos, fundador y consejero delegado de Amazon, es sorprendente e inesperada, pero vista desde el prisma adecuado parece que tiene más lógica. Estas son, a mi juicio, las razones para entender esta operación:

1. Compra barato. Los 190 millones de euros son una ridiculez si se comparan con los precios que se pagaron por empresas de medios hace sólo unos años y los que se están pagando por algunos portales de Internet que pueden tener mucho éxito en la actualidad pero que, desde luego, no tienen el historial de rentabilidad y relevancia social que atesoran los medios de comunicación, y en concreto The Washington Post, el periódico que lideró las denuncias relacionadas con el caso Watergate que forzaron la dimisión del presidente de EEUU Richard Nixon.

2. Compra sabiendo lo que compra. Para Bezos, que tiene raíces españolas, la industria de los medios no es una desconocida. Además de tener algunas inversiones minoritarias en el sector, hay que tener presente que ha hecho su fortuna en el negocio editorial, en concreto la distribución de libros, que guarda muchas similitudes con el segmento de la prensa. Algunos analistas hablan de que su intención última es hacerse con una marca solvente con la que dar la batalla de la información en Internet. Pero dudo mucho que sea sólo eso. Las redacciones tradicionales, es decir, los periodistas de toda la vida, aportan otra serie de valores que son imprescindibles para que los nuevos medios, sean en el soporte que sean, mantengan su valor y función social.

3. Compra para ganar dinero. Ayer muchos trabajadores de The Post Co. se felicitaban por no haber caído en las garras de algún fondo de inversión de capital riesgo o un multimillonario iluminado que llegan haciendo pero muchas promesas pero acaban dejando la empresa al poco en peores condiciones de las que estaba y repleta de deudas. Pero que nadie crea que Bezos compra The Washington Post con ánimo caritativo. Lo hace para ganar dinero, lo cual es un fin muy noble y lógico. Que lo logre consiguiendo devolver a la empresa a los beneficios y a un modelo de negocio rentable será una buena noticia para todos, para él primero, pero también para sus trabajadores y para el conjunto del sector.

4. Compra para innovar. Así lo ha anunciado en una carta escrita a sus nuevos empleados. Bezos es consciente de que los periódicos deben adaptarse al desarrollo de la tecnología para poder subsistir como medios de audiencias masivas y, por tanto, mantener el favor de los grandes anunciantes. En este sentido, la generalización del pago por contenidos en la Red, que no obstante tiene una mayor aceptación en EEUU que en Europa, será su gran reto.

5. Compra para crear tendencia. No hay nada más tentador para un empresario aventurero que realizar una apuesta arriesgada y salir vencedor. Y más aún si se trata de reinventar una industria con tanta trascendencia como la prensa. Bezos ya hizo algo parecido con el sector del libro, que parecía condenado a un lento declive y, sin embargo, al menos en la parte digital, vive una nueva etapa dorada. Si lo consigue, pasará a ser el nuevo Mesías de la prensa.

______________________

Actualizo (11/09/2013) para añadir una referencia al interesante artículo publicado por ElConfidencial.com en que desgranan las claves de la transformación que Bezos aspira a realizar en The Washington Post y, por extensión, en el periodismo moderno; entre las que destaco “acabar con los recortes de personal, rejuvenecer el periodismo, no perder de vista al periódico impreso, luchar contra el corta-pega y mantener la independencia”.

Nueve tuits sobre la situación del periodismo en España

El panorama en el sector español de los medios de comunicación es desolador. Despidos, cierres, precariedad, horarios infernales… síntomas de sobra y por desgracia conocidos de la mayor crisis vivida por esta profesión en las últimas décadas. Cuando quedan pocas semanas para acabar el año, llega el momento de hacer balance.

Esta mañana se ha presentado en la sede de la Asociación de la Prensa de Madrid el Informe Anual 2011 de la Profesión Periodística, que se publica regularmente desde hace siete años. Aprovechando el exhaustivo seguimiento que la propia agrupación ha realizado a través de su cuenta de twitter, os dejo aquí los mensajes más relevantes para el conjunto de la profesión (especialmente para los más de 19.000 matriculados en los distintos estudios de Comunicación en España):

El twitendido que lucha por el #futurotaurino

Después de un duro invierno (y no sólo en lo climatológico) que se resiste a marcharse, la recién empezada temporada taurina en España llega en un momento dulce para la afición. ¿Dulce?, os estaréis preguntando… Pues sí. Los movimientos reaccionarios contra la Fiesta de los toros, que tuvieron su triste apogeo el pasado verano con la prohibición de las corridas por parte del Parlamento catalán en toda esta región a partir de 2012, han hecho emerger durante estos meses invernales la fuerza de unos aficionados que demasiadas veces han estado callados, cohibidos o perezosamente ausentes del debate público, dejando el camino expedito a los antitaurinos furibundos. La ansiada reacción ha llegado y ha tenido como epicentro la red social twitter. Ya apuntamos en este blog hace tiempo que las posibilidades que ofrece esta herramienta tecnológica podían ser fundamentales para la defensa y difusión de la Fiesta, y así está siendo. Y no sólo por parte de los aficionados. También algunos periodistas taurinos, blogueros y hasta toreros (cuya unidad de acción ya ha dado sus primeros frutos) están participando en el llamado twitentido, la twitesfera taurina, para dar voz a la defensa de la Fiesta (muchas veces mal defendida y otras defendida en exceso) y proponer soluciones de futuro, agrupadas bajo el hastag específico que encabeza este post: #futurotaurino.

Para que podáis seguirlos a todos (son todos los que están, pero no están ni mucho menos todos los que son) aquí va una recopilación de los participantes más activos en este twitendido:

Aficionados: @medinaescalafon, @tendidosur, @eltorodelajota, @verdeguer,

@pablohernanz, @milinko, @danihernanz, @DeToros, @divisiopinions,

@torossigloxxi, @hagamosaficion, @twittaurino y @chulodetoriles.

Periodistas: @taurologia, @zabaladelaserna, @patricinavarro, @carloscrivell,

@pablogmancha, @jbocanegrajerez, @juareztoros, @enriquemazas,

@sixtonaranjo, @carloscrepogon, @juanmalamet, @rubenarevalo, @JFBayona y @Altoro_.

Matadores: @jmmanzanares, @ferraterbeca, @luisbolivard, @matadorzotoluco y @maripazvj.

Cuentas oficiales: @JOSELITOADAME, @pablohermosonet y @miguelangperera.

Por supuesto, se aceptan sugerencias, modificaciones y añadidos que puedan fomentar y difundir el debate taurino. ¡Va por ustedes!

¿Quién era Luka Brajnovic?

En estos momentos se entrega el XII Premio Luka Brajnovic de Comunicación que concede la Universidad de Navarra. Un galardón constituido para reconocer las trayectorias brillantes en la profesión y que este año se concedió, a título póstumo, a Juan Pablo de Villanueva. Pero, ¿quién era Luka Brajnovic para merecer la creación de un premio de este calibre con su nombre? El siguiente vídeo de la Facultad de Comunicación de esta universidad lo explica con varios testimonios.

La lista de anteriores galardonados es significativa de lo que pretende ser este premio. En ella, encontramos nombres como Miguel Delibes (1997), Violeta Chamorro (1998), David Puttnam (1999), Antonio Fontán (2000), Miguel Gil (2001), “Medios para la paz” (2002), José Javier Uranga (2003), Ettore Bernabei (2004), Joaquín Navarro-Valls (2005), Krzysztof Zanussi (2007) y la Missouri School of Journalism (2009).

“Now what?”, vuelve el tópico “¿Y ahora qué?”

Toparse con un tópico en las páginas de un diario es para cualquier periodista como encontrar una viga en ojo ajeno. Más aún si es un topicazo. Y más aún si éste se encuentra en la portada. No digamos nada si el diario en cuestión tiene la relevancia del USA Today, el más vendido en EEUU.

Pues sí, eso mismo sucedió ayer y aquí la tenéis para aquellos que no lo creáis.

Y, sin ir más lejos, El Periódico de Catalunya, el diario más leído en esta región española, también recurrió a esta fórmula hace sólo unos días e, igualmente, lo hizo en su portada y a toda plana, sin complejos. Aquí tenéis la demostración:

Como bien decía Vicente Varo en twitter ayer, al hilo de este asunto, esta fórmula “No es original, no dice nada y es un topicazo”. Pero los periódicos y los periodistas no se resisten a dejar de usarla, al igual que otras frases hechas que deberían haber caído en desuso, aunque sólo fuera por la cantidad de veces que nos insistieron los profesores de la Facultad. Yo mismo me acuso de haberlo hecho, y por eso me empeño tanto en criticar estos errores. Hace más de dos años, escribí un post sobre este mismo asunto en este blog, ya que había varios casos recientes, e incluso algunos compañeros promovieron un grupo en Facebook, pero parece que sigue siendo necesario insistir en uno de los principales defectos de la prensa actual. Si los medios quieren seguir teniendo una función social, deben dejar de hacerse preguntas y empezar a ofrecer respuestas a sus lectores; a ser posible, claras y concisas.

Frente a otros tópicos, éste del “¿Y ahora qué?” es de los más socorridos, ya que puede aplicarse a casi cualquier tema. Aquí os dejo unos cuantos enlaces encontrados en Internet de lo más variado:

El Mundo sobre los mineros de Chile.

José Oneto, en República.es, sobre Cataluña.

Carlos Alberto Montaner, en La Prensa de Nicaragua, hablando de Cuba.

Las Provincias, informando de Benidorm.

ADN.es sobre Irak.

…y muchos más. Esperemos que sean los últimos.

¿Va a terminar el circo mediático alrededor de los mineros en Chile?

Lo que empezó siendo una historia de superación y resistencia terminó convertido, por obra y gracia de los medios de comunicación mundiales, en un circo. Tanto que cubriendo el evento (casi las 24 horas en directo) había más cámaras de televisión que en la final del mundial de fútbol de Sudáfrica.

¡Ojo!, no critico la atención dedicada al asunto, que se corresponde con la expectación generada, ni la amplia cobertura, pero si el fin perseguido. Escarbar en busca de los mineros era necesario, pero escarbar en sus historias personales hasta llegar al extremo del morbo, aunque la tentación sea grande, debe evitarse. Tampoco todos los medios son lícitos (se habla de que se han pagado grandes sumas por tener entrevistas en exclusiva).

Es cierto que han existido algunas coberturas loables, pero por desgracia son las menos. El interrogante está en saber hasta dónde estirarán el chicle del asunto, que, todo hay que decirlo, ha servido en bandeja audiencias espectaculares. El fenómeno estuvo cercano al ‘reality’, por lo que mucho me temo que serán los espectadores, o, mejor dicho, su sed de “sangre” quienes decidan cuándo se acaba esta historia. Los precedentes no invitan al optimismo (recordad el caso de la niña colombiana Omaira en 1985: las cámaras no se apagaron hasta que murió).

Según parece, esto no ha hecho más que empezar y los medios pretenden seguir sacando tajada algunas semanas más. El anuncio por parte de Antena 3 de que lleva varios días grabando una serie sobre el accidente (anticipándose así a la película de Hollywood) apunta en este sentido.

Esperemos que vuelva la cordura, ya que, como recordaba el viernes Ricardo en El Mundo, existen otras historias de mineros que merece la pena contar.mineros

Edito (21/oct.): Antena 3 parece dispuesta a no dejar pasar el filón de los mineros chilenos. Esta noche les pagará 60.000 euros a cuatro de ellos para que cuenten su historia en un programa en directo y, de paso, iniciar la promoción de la teleserie que su productora ya está grabando. Veremos hasta dónde llega esto.

Edito 2 (25/oct): Parece que estos mineros no le interesan a toda la prensa (¡y deberían!).