Televisiones autonómicas y despilfarro

Las autonomías han disparado las subvenciones a sus televisiones públicas para compensar la caída de la publicidad en medio de la crisis. ¿Era necesario este gasto? ¿No había nada mejor donde invertir?

Este lunes, Expansión publicaba un editorial recogiendo las cifras del incremento del dinero público gastado por los diferentes gobiernos autonómicos. El problema no es sólo que en plena crisis, con el paro disparado, sea difícilmente justificables gastar más dinero en estas teles, sino que habrá que gastar más:

“Los entes regionales no han empleado los nuevos fondos en reducir sus números rojos: sus pérdidas conjuntas alcanzaron los 1.200 millones y sus gastos de explotación llegaron a 1.500 millones. La supervivencia de las televisiones regionales aparece así íntimamente ligada a las subvenciones”.

Más allá de los discutibles contenidos que ofrecen estos canales (y de la pasta gansa que se dejan en financiar/patrocinar a los respectivos equipos de fútbol de sus regiones), Expansión se pregunta si tiene lógica que sigan recibiendo dinero público y de la publicidad cuando en TVE, a partir del 1 de enero de 2010, ya no habrá más anuncios:

“¿Es justificable que las cadenas autonómicas mantengan vivo este esquema de doble financiación que se ha demostrado obsoleto para TVE, justo cuando las empresas privadas han tenido que asumir una tasa sobre sus ingresos para financiar la desaparición de la publicidad en la televisión estatal?

El trámite parlamentario de la Ley General Audiovisual podría ser la ocasión idónea para poner coto al continuo dispendio de dinero público en las televisiones públicas por parte de los gobiernos regionales en aras de garantizarse sus particulares altavoces propagandísticos, sin que, en ningún momento, se tengan en cuenta los intereses y la opinión de los contribuyentes.”

¿Os parecen acertadas estas críticas? ¿Defendéis la existencia de los canales autonómicos o su desaparición?